CAPACITACIÓN EN COBRANZAS

Capacitación en cobranzas mediante los libros del Dr. Eduardo Jorge Buero

 

 

 

Inicio Contacto

Artículos y notas sobre cobranzas


Mi vecino no paga     

 

Mi vecino no paga Mi vecino no paga los gastos de escalera. Ni los del cuidado del jardín de la urbanización. Ni tampoco la limpieza del portal. Tampoco ha pagado la derrama del ascensor ni el arreglo de las cornisas. Ya…ya sé que estamos en crisis. Y sé también que no es raro que mi vecino prefiera comer cada día y dar de comer a sus hijos que afrontar estos gastos. También sé que es una situación habitual en las comunidades de vecinos de todo el país. Pero es que mi vecino es un banco. ¡Sí! el mismo banco (aunque ahora tiene otro nombre) que embargó el piso a la familia del segundo porque debía unas cuantas cuotas de su hipoteca. El que dejó en la calle a dos niños de 9 y 13 años. El que cambió la cerradura del piso para evitar que volvieran. El mismo que sigue reclamando las cuotas de la hipoteca a esa familia (ahora sin techo) a pesar de tener el piso incluido en su oferta inmobiliaria.

 

Esta semana he leído que sólo en la provincia de Alicante los bancos adeudan 15 millones de euros a comunidades de propietarios. Los bancos no pagan sus facturas. En ocasiones, se trata de los mismos bancos que hemos rescatado entre todos. Porque, en esta crisis, el Estado ha optado por rescatar bancos, instituciones y autopistas en lugar de personas. Y ahora…ahora esos bancos son uno de los principales morosos en las comunidades de vecinos. Ese es el pago al rescate.

Y no sólo eso. Los bancos morosos se han convertido en unos profesionales del engaño. Estiran la cuerda al máximo, pero sin dejar que se rompa. Aguantan, aguantan y aguantan sin pagar hasta que es inevitable una denuncia del resto de propietarios. Ladrones de guante blanco, morosos de traje y corbata...

 

Pero, ¡bueno! Qué se podía esperar de quien es capaz de venderle papel mojado a un enfermo de Alzhéimer o de convertir en bróker a un bebé de 4 meses. ¡Eso sí! con su consentimiento. Odio eso de ¡tenemos lo que nos merecemos! Pero en este caso creo que es así. Y es que, ¿a quién se le ocurre rescatar de su ruina y devolverle las estampitas para seguir estafando a un timador profesional?

 

La verdad es que me hace gracia cuando escucho o leo eso del ‘banco malo’ porque implica que aún queda algún banco bueno. Y sólo de escribirlo…pues ¡la verdad! me da risa (aunque sólo sea por no ponerme a llorar). 

 

 

Fuente: http://www.eldiario.es/cv/opinion/vecino-paga_6_248535151.html

 

Capacitación en cobranzas mediante Libros, Artículos y Videos.

www.capacitacioncobranzas.com

 

Diseño página web Posicionamiento SEO  |  Otros trabajos de diseño web