CAPACITACIÓN EN COBRANZAS

Capacitación en gestión de cobranzas. Capacitación y entrenamiento de cobradores.

Capacitación para reducir los tiempos de cobranzas.

 

BLOG

 

Inicio ContactoBuscar en el sitio

Noticias y novedades de cobranzas


Será complicado repetir este año el boom crediticio del 2017


 

• EL STOCK DE PRÉSTAMOS PRIVADOS TOTALES CRECIÓ CERCA DE $ 550.000 MILLONES
 

Sin duda el ejercicio anterior fue muy bueno para el negocio bancario. Los préstamos volaron, con tasas de crecimiento del 50% interanual. Hay expectativas favorables pero será difícil repetir semejante performance.


Jorge Herrera


El año pasado fue realmente excepcional en términos de la performance del crédito al sector privado. El stock de préstamos privados total cerró el 2017 por encima de los $1,6 billón. Hubo financiamiento para todos los gustos. Así fue que el revivir del crédito bancario tuvo su impacto en el nivel de actividad y algo aportó a los índices inflacionarios, aunque no haya evidencia empírica al respecto.

Lo cierto es que la demanda crediticia del sector privado encontró su correlato en la expansión de la oferta, donde hubo líneas que prácticamente explotaron. Fue el caso de los préstamos personales e hipotecarios. De esta manera, según datos del BCRA, en el último bimestre del 2017 el total de adultos (población de más de 15 años, según criterio del Banco Mundial) con algún tipo de financiación en el sistema financiero doméstico ascendió a 15.848.689. Esto implica que el 48% de la población adulta del país tiene algún tipo de crédito o préstamo bancario.

Por un lado los créditos en pesos crecieron un 45% interanual, lo que representó un aumento de más de $413.000 millones. Mientras que las financiaciones en dólares casi se duplicaron y aportaron un incremento de $134.000 millones. En total, el stock de préstamos privados aumentó en más de $547.000 millones.

Cabe señalar que hubo también otros financiamientos como Argenta y Procrear, muchos por fuera del sistema financiero y que aportaron a la bonanza general. Pero este boom crediticio se dio con un crecimiento de los depósitos privados de menos de la mitad. O sea, que los créditos iban a una velocidad del 50% interanual y los depósitos por debajo del 25%. Fue así que los bancos debieron ajustar sus posiciones de liquidez para acompañar la creciente demanda crediticia. Incluso algunos recurrieron a fondearse vía colocación de deuda y emisión de acciones.

Este año se perfila con un crecimiento del PBI en torno al 2,5 y 3% por lo que la demanda crediticia mantendría la tónica pero quizás no los guarismos registrados en 2017. Aquí surgen algunos dilemas porque los bancos no serían tan proclives a fondearse en el mercado de capitales y si los depósitos no reaccionan, deberán "recalibrar" sus tenencias de liquidez, sobre todo de Lebac. Por ende habrá un cortocircuito entre las necesidades de una expansión monetaria contenida en función de las metas inflacionarias y los deseos de los bancos por colocar esos excedentes en préstamos privados. Al respecto la cúpula del BCRA ya se manifestó contrario a repetir o convalidar (como lo hizo en el 2017 por motivos electorales)el boom crediticio este año con miras a contener el impacto monetario. Por ello el Gobierno prepara medidas y algunos cambios (varios vienen de la mano de mega DNU recientemente lanzado) para asegurarse cierta oferta adicional de crédito para familias y empresas, donde se sospecha que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES tendrá un rol protagónico. También habrá que ver cómo responde la demanda de dinero con menores tasas de interés reales.

 


 

 

Vale recordar que en 2017 el segmento más dinámico fue garantía real (hipotecas y prendarios), seguido por el crédito al consumo, mientras que en términos nominales, los créditos personales, seguidos por los documentos a sola firma fueron los que experimentaron el mayor avance y entre ambos sumaron más de la mitad del nuevo crédito otorgado en 2017", señala Econviews. Además bajo este panorama los créditos en UVA siguieron ganando terreno, especialmente en hipotecas: más del 90% de las hipotecas generadas mes a mes fueron indexadas y del total de crédito hipotecario existente, un 10% es en UVA.

Por ello resulta interesante observar a continuación la fotografía de los deudores bancarios del país (según un estudio de los economistas Isi y San Lorenzo del BCRA) para vislumbrar el margen de la política monetaria y los próximos pasos de los bancos.

El tipo de endeudamiento que más se observa entre los argentinos adultos es a través de tarjetas de crédito bancarias: el 30% de la población adulta tiene al menos una asistencia de este tipo mientras que el 19% tiene al menos un préstamo personal. De esta manera, si se comparan estos porcentajes con la proporción de la población adulta argentina que posee préstamos hipotecarios (0,6%), se aprecia que este último tipo de financiamiento tiene una cobertura significativamente menor.

Al respecto, una observación interesante surge al considerar el género de los deudores: en todos los tipos de financiamiento, existen más deudores hombres que mujeres. Así, se observa que, para el caso de las tarjetas de crédito bancarias y los préstamos personales, el 53% de los deudores es del género masculino. En el caso de las deudas hipotecarias, la diferencia es aún más notoria: el 66% de estos créditos se encuentran en cabeza de hombres y sólo 34% de mujeres.

En lo que respecta a la edad de los deudores, se observa que la mayor cantidad de personas que tienen al menos un financiamiento en el sistema financiero nació en el año 1979, por lo que en la actualidad tiene 38 años.

En todas las edades hasta los 60 años, la cantidad de mujeres con algún financiamiento es menor que la cantidad de hombres. A partir de los deudores de 61 años, la proporción se invierte, registrándose más mujeres con algún financiamiento que hombres.

En términos relativos a la pirámide poblacional, los datos muestran dos rangos con alta proporción de deudores, uno en la mitad del ciclo laboral de las personas (entre 38 y 43 años), el cual coincide con la cantidad máxima de deudores en términos absolutos, y el otro rango luego de finalizar la vida laboral (entre 66 y 73 años), el cual posee en términos absolutos aproximadamente la mitad de deudores en relación al máximo de la serie.

A nivel nacional, 44% de las mujeres adultas tiene algún tipo de financiamiento en el sistema mientras que en el caso de los hombres adultos ese porcentaje asciende a 52%.


 

Fuente: https://ambito.com/909494-sera-complicado-repetir-este-ano-el-boom-crediticio-del-2017
 

 

Capacitación en cobranzas. Cursos y talleres de cobranzas. Libros de cobranzas. Videos de cobranzas

https://capacitacioncobranzas.com